Pío VI

05/02/2010 at 18:51 Deja un comentario

Su nombre completo de nacimiento era Conte Angelo Onofrio Melchiorre Natale Giovanni Antonio Braschi dei Bandi. Pertenecía a una familia noble pero completamente arruinada: era el primogénito de los ocho hijos del Marco Aurelio Tommaso Braschi, segundo conde de Falcino, y de su esposa la condesa Anna Teresa dei Conti Bandi. Fue sobrino y tío de cardenales.
En 1773, exactamente el 26 de abril, fue nombrado cardenal del título de San Onofrio y abad comendatario del monasterio camaldulense de San Gregorio al Celio y del benedictino de Subiaco.
Los territorios franceses de jurisdicción pontificia -el condado Venesino y Aviñón- que habían sido devueltos a Clemente XIV por Luis XV iban a durar muy poco en poder de sus titulares, los papas. Fue a Pío VI a quien le tocó vivir el proceso revolucionario francés; cargado éste de anticlericalismo, el papa no pudo sino denunciar las actuaciones del régimen revolucionario y condenar la persecución religiosa a que fueron sometidos los cargos eclesiásticos. Las posesiones de la iglesia en Francia fueron confiscadas. Y lo peor estaba por llegar. Pío VI se sumó a la coalición de las potencias conservadoras europeas contra la Francia revolucionaria, por lo que se constituyó en objetivo militar del Directorio. En 1797 Napoleón Bonaparte invadía Italia y, al año siguiente, las tropas francesas que mandaba el general Louis Alexandre Berthier entraban en Roma. Unidos a los franceses los revolucionarios italianos exigieron del papa la resignación de su soberanía temporal. No sirvió de nada su falta de consentimiento; de todos modos se declaró la República Romana y el papa fue apresado, recluido en Siena, luego en la Cartuja de Florencia y, finalmente, deportado a Valence-sur-Rhône, Francia, en calidad de prisionero de Estado.
Falleció en Valence-sur-Rhône, Francia, el 29 de agosto de 1799. Permaneció insepulto hasta febrero del año siguiente, que lo enterraron en el cementerio local de Valence. En 1802 sus restos fueron trasladados a las grutas vaticanas de Roma.

Las profecías de San Malaquías se refieren a este papa como Peregrinus apostolicus (El peregrino apostólico), cita que al parecer hace referencia a que se vio obligado a desplazarse de Roma a Valence (Francia) donde falleció. Otra explicación a la cita es la utilización durante un viaje apostólico a Austria de la divisa Peregrinus apostolicus, Viennae, 1782, aunque esto bien podría haber sido precisamente para ampararse en las Profecías de San Malaquías, ya entonces muy conocidas. Es sin embargo este un caso en que puede apreciarse con fuerza la poca solidez de dichas “profecías”, por lo que el erudito español Benito Jerónimo Feijoo y el jesuita Claude-François Menestrier consideraban que estas “profecías” fueron un fraude creado para hacer ganar el papado a cierto candidato en 1592.

Tomado de: http://es.wikipedia.org/wiki/P%C3%ADo_VI

Entry filed under: Las Guerras Napoleónicas. Tags: .

Luis XVI Aleksandr Suvórov

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


mayo 2010
L M X J V S D
« Abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: