Armamento de las Guerras Napoleonicas

05/02/2010 at 18:13 Deja un comentario

Tipos Durante las Guerras Napoleónicas se hicieron famosos dos variedades de mosquetes:

El usado por Francia y por Bretaña, “Mosquete de Infantería modelo 1777” llamado “Charleville” por una de las fábricas principales que lo produjeron. Era un buen arma pero su desarrollo  fue obstaculizado por la pobre calidad de la pólvora francesa, la cual tendía a obstruir el cañón (usualmente era necesario limpiarlo a los 50 disparos).  Medía 1.53 m largo y pesaba 4.65 kg. cargado. El calibre era de 17.5 mm y aunque enviaba proyectiles con cierta efectividad a 100 m, el alcance efectivo era de unos sesenta metros. Se fabricaron más de dos millones de unidades de este modelo.

El segundo era el  “East Indian Land Pattern Musket”  que armaba al ejército inglés y que se conoce universalmente como “Brown Bess”. Era  un arma de buena calidad, y se calcula que fueron construidos alrededor de 11604.000 mosquetes de este tipo y considerable número de ellos fueron exportados a los aliados de Gran Bretaña a lo largo de toda la Guerra. 113.000 de ellos fueron enviados a Prusia y 60.000 a Rusia, donde eran tan valorados que se convirtieron en un premio para distinguir a los soldados. El calibre era de 19.05 mm y la longitud del cañón de 107 cm, 10 cm menos que el modelo anterior. Fue adoptado por el ejército británico como un resultado de una ordenanza de 1768 que pretendía reducir el gasto que suponía un soldado en campaña.

Rifle

Durante las Guerras Napoleónicas los fusiles  eran utilizados por tiradores expertos que conformaban unidades de elite, y solamente un reducido número de soldados de  infantería fueron equipados con tales armas. El fusil  operaba con el mismo principio que el mosquete, pero su cañón era de ánima rayada, de manera que se conseguía una mayor precisión del arma. Un fusil en manos adiestradas se convertía en letal. Era decisivo para disparar a los servidores de una batería contraria a distancias de 200 o 300 metros, para neutralizar a los oficiales que dirigían las maniobras del enemigo o eliminar a los tiradores del campo contrario. Un aspecto primordial de los fusiles era  que usualmente tenían  un cañón más corto. Este posibilitaba que los fusileros pudieran cargar y apuntar el arma arrodillados o tumbados, lo que significaba una considerable ventaja frente a los engorrosos mosquetes.

El fusil es principalmente un arma de origen  alemán  diseñada a partir  de los rifles de caza. Es en este país donde comienza su desarrollo y donde originalmente se organizan las primares unidades de tiradores o fusileros. El ejército de Rusia armó compañías de fusileros, pero no se equiparon formaciones más grandes. El ejército británico comenzó a utilizar unidades de fusileros  después de ver lo qué los mercenarios alemanes podían hacer con sus rifles durante la Revolución Americana. Fueron dos las unidades británicas que fueron armadas con rifles: el  95° Regimiento de Fusileros (formado en su mayor parte por tropas de origen británico) y el 5° Batallón del 60° Regimiento de Infantería (formado en gran parte por mercenarios alemanes). Estas formaciones podían combatir como unidades  autónomas pero lo más frecuente era que fuesen divididas y distribuidas por todo el ejército. Y ello porque la principal característica de estas unidades es su funcionalidad. Por su movilidad y eficacia se emplean en hostigar las tropas del enemigo, en ataques relámpago contra objetivos concretos, en neutralizar a los tiradores enemigos que hostigan la fuerza propia y en proteger la Línea principal.

El fusil protagonista de las Guerras Napoleónicas fue el que equipaba a las tropas inglesas, el conocido fusil Baker

Bayoneta

En las Guerras Napoleónicas los mosquetes y fusiles equipaban bayonetas, que cuando se encontraban fijadas en ellos los convertían en una corta pica. Casi sin excepción la bayoneta consistía en una hoja triangular acabada en un mango de latón que la fijaba al mosquete. Pero cuando se encontraba fijada restaba precisión a los ya de por sí poco precisos mosquetes. Era también peligrosa a la hora de cargar el mosquete cuando estaba fijada pues un movimiento demasiado precipitado podía  lesionar gravemente los dedos del soldado.
bayoneta

Una  versión diferente fue la bayoneta de Espada que portaban los fusileros, esta bayoneta fue diseñada como una espada en miniatura y se encajaba en el lateral del cañón del rifle.  De todas maneras las bayonetas rara vez se empleaban en la lucha. Su carácter era más bien intimidatorio. Una unidad de infantes erizada de bayonetas causaba el terror a los caballos del enemigo e imponía a cualquier adversario. Solo en batallas de sitio u otras ocasiones en las que la lucha se veía constreñida en el espacio la bayoneta se convertía en un arma terrorífica.

Tomado de: http://laalbuera.iespana.es/armas/armas.htm

About these ads

Entry filed under: Las Guerras Napoleónicas. Tags: .

Legado Militar 18 de Brumario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


mayo 2010
L M X J V S D
« abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Entradas recientes


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: